Una Nochebuena diferente

Esta Nochebuena el equipo de Con ñ de España la vivió con la generosidad de unos pobres y marginados… ricos de corazón y marginados de la sociedad egoísta.

Para los que no sois de Mallorca explicar brevemente quien es Jaime Santandreu y que es Can Gazà.

Jaime es sobretodo una buena persona que lleva mucho tiempo dedicada al prójimo, peleando contra la cara más fea de la realidad. Cuando le pregunte sobre su proyecto me dijo que su trabajo es devolver la dignidad a los marginados que viven con él en Can Gazà.

Jaime Santandreu es un cura obrero,  anárquico y cañero de mente brillante y lucida, verbo fácil y aspecto de abuelo bonachón que dirige desde hace tiempo una comunidad de desahuciados de la vida, enfermos sin hogar que han encontrado en Can Gazà una familia, contrayendo una responsabilidad para con los demás habitantes de la casa mientras a la vez recuperan su dignidad y autoestima en el orden, la tranquilidad, la disciplina, el trabajo en equipo, la autogestión y la convivencia en comunidad. A Jaime le gusta llamarlo familia… y a ellos también.

El equipo de Con ñ de España decidió que quería pasar una Nochebuena de verdad y le pidió a la familia de Can Gazà que nos acogieran y sentaran a tres pobres a su mesa.Nochevieja Can gatza con ñ de España

Sin conocernos de nada, nos abrieron su casa, no solo compartieron su mesa sino que además nos sirvieron como a príncipes. Con generosidad nos dedicaron su tiempo y su esfuerzo para que pasáramos una velada difícil de olvidar. Contestaron a todas nuestras preguntas, charlamos sobre temas que nos preocupan sin tapujos, ni prejuicios.

Can gatza con ñ de EspañaLa experiencia de Jaime y sus colaboradores en diferentes ámbitos de la marginación y la exclusión social nos aclaro muchas dudas e incertidumbres.

Si ya estábamos convencidos después de pasar con ellos la noche vemos aun más claras cosas.

ser pobre no es un delito-La pobreza y la marginación son feas donde las veas, pero el pobre o el marginado no es el que tiene que sentir vergüenza. La Vergüenza y los remordimientos deben de sentirlos los que por su ambición, desinterés, falta de honradez o ineptitud nos han llevado a este punto en el que estamos 6.000.000 de parados, riesgo de exclusión social, desahucios… desesperación y nada más que desesperación.

Esto solo lo arreglamos entre nosotros, no tenemos tiempo para esperar que los que tan bien sentado tienen su «honorable» culo en la poltrona hagan algo por solucionarlo.

Tal vez si de una vez saliéramos todos a la calle a la vez, sin banderas ni símbolos, sin ruido ni amenazas…en silencio, umbríos por la pena casi brunos como se sentía el poeta. Tal vez si nos vieran unidos .somos mas… muchos mas que ellos, tal vez podríamos asustarles y que empiecen a cambiar las cosas.

En cualquier caso desde aquí solo quiero agradecer desde el fondo de mi corazón a Jaime, a Enric, a Joan Celia, a Miguel Ángel y a toda la familia de Can Gatzà sus atenciones, su paciencia y el cariño que nos brindaron.

Volveremos pronto… a por las sobrasadas.

Larga vida a los ciudadanos de Can Gazà.