política lingüística, confusión general

Soy madre de un chaval de 13 años (2 de ESO) en una comunidad autónoma bilingüe.Uffff!

Y estoy hasta el moño de tanta necedad, estupidez y estrechez de miras de docentes y gobernantes.

En mi familia somos todos bilingües, no hacemos diferencias puesto que pensamos en ambos idiomas con lo que no es difícil que sentados a la mesa hablemos indistintamente un idioma u otro con toda naturalidad. Lo hemos hecho toda la vida.

Ahora con toda esta polémica nacionalista sobre el tringüismo, a los padres nos tienen desquiciados.

En principio por no poder elegir el idioma en que queremos que sean educados nuestros hijos, continuando por que a menos de un mes para que empiecen las clases aun no sabemos que libros de texto hay que comprar este año.

Yo no soy una lumbrera, no hay que serlo para darse cuenta de que es ridículo querer plantear siquiera que las clases se impartan en tres idiomas tratándolos por igual. Pretender dar la misma importancia al mallorquín (que es lo que hablamos en Mallorca) que al castellano o al inglés es una excelente manera de cerrarles la puerta al futuro siempre incierto.

Tal y como están viniendo las cosas muchos de nuestros hijos estudiarán o tendrán que salir a trabajar al extranjero con lo que el dominio del inglés y el castellano serán fundamentales para ellos.

Habría que tener también en cuenta que nuestro país es un país de servicios y nuestra mayor riqueza los 60.000.000 de turistas que nos visitan a los que hay que atender.

Habrá alguna cosa mas hermosa que poder comunicarse, entender y hacerse entender amplia las fronteras de nuestros conocimientos.