siesta-patrimonio-nacional

La siesta, patrimonio de la humanidad

hommer simpson haciendo la siesta

Una de nuestras más genuinas señas de identidad es la santa siesta,  patrona de los que trabajamos en verano y no vemos el momento de llegar a casa para darle una paliza al sofá, a la cama o a la tumbona. Nuestra siesta va de boca en boca desde que los estudios de una prestigiosa universidad extranjera confirmaran lo beneficiosa que es para la salud y el bienestar del individuo que la practica,  como una sesión de yoga o de meditación. Los japoneses que son muy cucos hace ya tiempo que la incorporaron en sus maratonianas jornadas habilitando para ello salas y estancias.

Recuerdo años atrás, cuando trabajaba en Barcelona, que después de comer me escapaba 20 min al solárium solo para estar calentita y cerrar los ojos 10 min.  Aquel ratito me reconfortaba y me aportaba la energía para las 8h que me faltaban aún para llegar a casa. La siesta forma parte de nuestra cultura y nuestra identidad. Quien no recuerda las siestas infantiles, por decreto, había que dormir SI o SI.

La siesta no hace distinciones entre ricos y pobres, es nuestra y es gratis. Lo que para nuestros vecinos del norte, tan grises como eficientes, es síntoma  inequívoco de desidia, no es otra cosa que sabiduría popular y calidad de vida.

La siesta no influye en el IPC ni en el PIB ni en el Euribor pero los réditos y beneficios que nos deja son cuantiosos.

la siesta perfecta

Mi honorable y anciano padre ha cultivado toda su vida este sano deporte de la siesta y está fresco como una  lechuga, consentía en comer a toda prisa con tal de salir corriendo, a planchar la oreja un ratito. Desde que se jubiló, la practica dos veces al día. Antes de comer se retira discretamente a su sillón y se deja llevar por lo  que el llama «la siesta del borrego». Diez minutejos de nada. Para después de comer, entregarse a la madre de  todas las siestas!!!! LA SIESTAAsí pues, creo que deberíamos organizarnos en una plataforma cívica y elevar a las más altas instancias  internacionales una petición para declarar «LA SIESTA PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD»